¿Qué es sexo activo y sexo pasivo?

Aunque gracias al nombre puede deducirse un poco de qué vacada uno, es importante definir qué es sexo activo y qué es sexo pasivo, puesto que ambos establecen los roles dentro del contexto sexual y por lo tanto definen toda la dinámica en un encuentro carnal.

Las relaciones sexuales se basan en un juego de roles o de poder. Esto quiere decir que siempre hay una parte que lleva las riendas del acto. A esta persona la podemos definir como el sexo activo o el que domina. Por otra parte, está a la vez quien recibe o se deja dominar. A este se le define como sexo pasivo o el sumiso. Ambos roles deben estar presentes en el encuentro sexual o de lo contrario el mismo no se llevaría a cabo, puesto que no existiría ningún tipo de intercambio.

Sexo activo y pasivo en relaciones heterosexuales

Dentro de las relaciones heterosexuales, el sexo gira alrededor del coito. En las relaciones heterosexuales el hombre es el que penetra. Esto le convierte en el sexo activo y la mujer que es penetrada, en el sexo pasivo. Estos no define necesariamente siempre que es el sexo activo y pasivo, pero es un ejemplo clásico que puede ayudar a comprender mejor la diferenciación de estos roles. No obstante en cuando a las relaciones heterosexuales por continuar el ejemplo, puede ser la mujer la activa indiferentemente de ser la penetrada, pero en tal caso ella sería quien definiría el ritmo del. encuentro sexual.

Sexo activo y pasivo en relaciones homosexuales

Dentro de las relaciones homosexuales suele ser más fácil de diferenciar qué parte posee el rol de sexo activo y qué parte la de sexo pasivo. En estas relaciones homosexuales, ambas partes sueles ser más abiertas para expresar sus preferencias sexuales. Generalmente las partes se identifican con un tipo de sexo –sea activo o pasivo-  y no suelen intercambiar de rolen un encuentro sexual. Esto es notorio especialmente entre los hombres homosexuales. Los hombre que prefieren la sumisión a menudo no están dispuestos a elegir el rol contrario. Lo mismo sucede con los que se identifican como sexo activo.

Esto genera controversia y es un tema ampliamente comentado.  Según esta teoría, aquellos que solo se definen a sí mismo como activos o dominantes, no podrían estar con otro hombre activo. La razón sería que si ninguna de las está dispuesta a ceder y ambos desean llevar las riendas del acto sexual, se iniciaría un disputa y jamás se llevaría a cabo el encuentro.

Por eso, podemos concluir entonces que el sexo activo, sería la persona que tiene como deseo dictar el ritmo y dinámica de un encuentro sexual. Por el otro lado el sexo pasivo sería aquella persona que desea someterse a los deseos del primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *