Las hormonas de la felicidad y cómo ser más felices

Todos hemos sentido cierta felicidad después de algo que hayamos hecho, después de quedar con alguien especial o después de haber comido algo. Responsable para esta felicidad son procesos bioquímicos en el cuerpo y la liberación de las llamadas hormonas de la felicidad. Las más conocidas son la endorfina, la dopamina, laserotonina y la noradrenalina.

En este artículo vamos a hablar de las más de ellas y de lo que podemos hacer para liberarlas y ser más felices.

Las endorfinas

Las endorfinas se conocen como un tipo de neuropéptido endógeno. O para explicarlo más fácilmente, son cadenas de proteínas elaboradas por el propio organismo. Estas endorfinas se encargan de estimular las áreas cerebrales que producen placer a nuestro organismo. 

La dopamina

La dopamina participa en el mecanismo de recompensa cerebral. Cuando estás activo/a, te hace estar más alerta. Te deja concentrarte mejor y te hace sentir más centrado.

La serotonina

La serotonina en cambio es conocida como la hormona de la tranquilidad. Realmente es la antagonista hormonal de la dopamina. Si la dopamina nos hace estar más alertas, la serotonina tiene otras funciones. Por ejemplo está involucrada en la regulación del ciclo del sueño y la temperatura corporal.  Controla el apetito y sobre todo disminuye la sensación de dolor. Después de una actividad física, esta hormona nos ayuda a sentirnos bien de nuevo. Se la conoce como una de las hormonas de la felicidad porque cuando se libera lleva a una sensación de satisfacción interior.

La noradrenalina

La noradrenalina en cambio vuelve a ser una hormona que nos ayuda a permanecer despiertos y atentos.

Funciones concretas de la endorfina, serotonina y la dopamina

  • Sensación de placer: como bien hemos descrito antes, su actuación más conocida tiene que ver con las sensaciones de placer. Su liberación en el cuerpo nos proporciona una sensación de bienestar.
  • Influencia en sistema inmune:estas hormonas producen un fortalecimiento de este sistema inmune. Al mejorar el bienestar y a la vez la situación emocional, favorecen el afrontamiento de situaciones dolorosas y enfermedades. En un estudio publicado en 2017 de Nadine Herr, Christoph Bode y Daniel Duerschmied llamado “The effect of serotinin in immune Cells”, demuestran la gran importancia y el efecto de la serotonina en nuestro sistema inmune. 
  • Disminución del dolor físico: todas ellas inhiben o al menos disminuye temporalmente la sensación de dolor en el cuerpo creando a veces sensaciones de euforia incluso.
  • Disminución del dolor psicoemocional: igual como actúan sobre el dolor físico, también combaten del mismo modo el sufrimiento psicológico.
  • Memoria y atención:estas hormonas, al aumentar el bienestar, ha demostrado mejorar la memoria y la capacidad de atención en las personas.
  • Participación en la sexualidad:las hormonas de la felicidad juegan un papel muy relevante en la sexualidad. Un nivel alto de ellas facilita el deseo y las ganas de tener relaciones sexuales.

En España, según la predicción de muchos científicos expertos en este sector como la sra. María Elena Medina Mora, directora general del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Múñiz, una de cada cuatro personas en España sufrirá una depresión a lo largo de su vida. Para anticiparlo vamos a analizar los síntomas más claros de la falta de serotonina.

Síntomas de la deficiencia de serotonina en el cuerpo

  • Mala memoria y sensación de no poder concentrarse
  • Bajo estado de ánimo
  • Antojo a menudo de alimentos dulces o ricos en almidón
  • Dificultad para dormir e incluso insomnio
  • Baja autoestima y pocas ganas de hacer nada
  • Ansiedad
  • Agresión exagerada

Qué podemos hacer para liberar más de estas hormonas de la libertad y ser más felices.

Los 9 mejores consejos para aumentar tu nivel de serotonina

  • Ríete: es importante que trates de reírte incluso aunque te cueste a veces. Está demostrado que reírse aumenta el nivel de serotonina en el cuerpo.
  •  Cumple un objetivo tuyo: ponte objetivos en la vida y cumple uno por uno. No hace falta que sean enormes, pero necesitamos la sensación de conseguir algo.
  • Mantén relaciones sexuales: no subestimes las necesidades del sexo. Tener relaciones sexuales libera serotonina como pocas otras actividades.
  • Ejercicio físico: no hace falta que te apuntes al gimnasio si no lo quieres, pero moverte y hacer deporte es necesario para aumentar el nivel de serotonina y endorfinas en el cuerpo.
  • Relájate a veces: no todo es trabajo y estrés. Busca formas de relajarte con masajes o actividades que te gusten.
  • Duerme lo justo: no duermas ni demasiado, ni demasiado poco. En cada persona las horas necesarias varían pero en la mayoría de los casos serán entre 6 y 9 horas.
  • Caricias, besos y masajes: necesitamos el contacto con otras personas. Se ha demostrado que personas que carecen de contacto físico con otras personas corren mucho más el riesgo de caer en depresiones que personas que no sufren de esta deficiencia.
  • Enamórate: el amor hace milagros. Encuentra a tu media naranja o ten un ligue de verano que te dé mariposas en el estómago.
  • Come bien con una dieta variada: incorpora alimentos que satisfacen las necesidades de triptófano. El triptófano es un aminoácido cuya deficiencia leve ya causa desánimo.

·     Los 11 alimentos con más triptófano son:

  1. Carne y pescado azul. Si es de calidad ecológica mejor.
  2. Huevos de calidad y sobre todo cómete le yema.
  3. Lácteos y otra vez cuidado con la calidad.
  4. Frutas como el plátano, la piña, el aguacate o la ciruela.
  5. Verduras como sobre todo el brócoli, los berros, las espinacas, la remolacha, la zanahoria, el apio, la alfalfa y los dátiles.
  6. Frutos secos como las almendras, las nueces, los pistachos y los anacardos.
  7. Chocolate negro ¡Ay que suerte que también hay que comer chocolate! 🙂
  8. Cereales (en especial integrales, arroz y avena). Aumentan la secreción de insulina y esta a su vez favorece la transformación de triptófano en serotonina.
  9. Semillas de sésamo, girasol, calabaza y fenogreco.
  10. Legumbres como los garbanzos, las lentejas, las habas y la soja. Estas además te aportarán B1, B3, B6, B9 y magnesio.
  11. Levadura de cerveza y alga espirulina, 2 súper alimentos que muchos nutricionistas aconsejan añadir a la alimentación con suplementos.

 

 

Plural: 4 Comentarios Añadir valoración

  1. Claudia dice:

    ¡Qué buena publicación chicos! No me esperaba algo tan informativo y útil. Muchas gracias y seguir así

    1. Valeria dice:

      ¡Muchas gracias Claudia! Me alegra que te guste

  2. Miriam Calzado dice:

    ¿Y qué aprendemos de esto? Hay que comer bien y tener sexo. Hay cosas peores recetadas jajaja

    1. Valeria dice:

      ¡Eso eso! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *